El niño que me salvó de la locura más de una vez

Hace 22 años que conocí a El Principito. Tenía 14 años. El libro estuvo guardado en mi librero por un par de años, yo no lo quería leer porque vi la portada y dije “esto es un libro para niños”, yo quería “ser grande”. Un día simplemente lo tomé y lo abrí. Lo leí de principio a fin en un sentón. En esa primera ocasión no entendí muchas de las cosas que ahí estaban, sin embargo sentí que había encontrado algo bueno. Esa vez pude ver el elefante dentro de...

Continue reading

Cuánto dura la noche – eBook

Leer en línea:Parte I Parte II Parte III Parte IV Final EpílogoDescarga:PDF Versión Kindle ePubCuánto dura la noche by Edgar Daniel Fernández Rodríguez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License. Creado a partir de la obra en . Comparte:TweetPocketPrintEmail

Continue reading

Cuánto dura la noche (Epílogo)

Amanece. La luz rojiza del sol que asciende le permite ver el camino por el que camina: una vereda estrecha de tierra que se extiende en línea recta. No hay construcciones ni habitáculos en la cercanía. Se detiene un instante y mira hacia su alrededor: tampoco encuentra la ciudad. No sabe hacia dónde se dirige ni cuánto tiempo ha caminado, solamente avanza un paso a la vez. Tiene sed. Hay suficiente luz cuando encuentra una cabaña derruida por el polvo y el viento, que esa mañana está...

Continue reading

Cuánto dura la noche (Final)

Enciende una cerilla y la cueva se iluminó tenuemente. Encontró la cajetilla entre la basura cuando la mujer pasó la luz de su lámpara por una zona del lugar. Para su fortuna, aún tenía algunos elementos útiles. Eran pocos y debía cuidarlos. La luz amarillenta le muestra algunas sombras en las paredes, que se movían conforme la flama se tambaleaba. El lugar no es tan estrecho y parece haber un túnel enfrente. La cerilla se consume y se apaga. Avanza a gatas y con cautela hacia donde...

Continue reading

Cuánto dura la noche (Parte IV)

Está de pie y mira hacia la abertura arriba de él. Pone mayor atención para determinar si lo que escuchó fue una voz de alguien afuera o un sonido que imaginó. Sujeta una piedra con la mano derecha y observa. Llama en voz alta «¿alguien?» y el sonido apenas si hace eco. Habla otra vez y sube el volumen de la voz. Es la primera vez mira el agujero con cuidado, la negrura de la superficie alrededor se confunde con la oscuridad en el cielo, de no ser por las estrellas no podría ver que...

Continue reading